Corrientes | Temp.: 22.5º | H: 74% Miércoles, 17 de Octubre de 2018

LOS BEATLES
Medio siglo después del primer concierto en Hamburgo
La ciudad alemana, junto con Londres y Liverpool, recordarán a la mítica banda con diversos festivales, exposiciones y recitales.
LONDRES.- La beatlemanía vuelve a nacer. La euforia mundial en torno a cuatro muchachos de Liverpool es como un volcán sereno a punto de hacer erupción. Medio siglo después de su primer concierto en Hamburgo, la ciudad que los proyectó como estrellas internacionales, el mes de agosto verá incontables festivales, exposiciones, condecoraciones, recitales y encuentros de revival. Sobre el escenario, en la radio y la televisión, el lema es el mismo que entonces: "All Together Now" (Ahora todos juntos), al menos en Alemania. Los cuatro ingleses habían fundado The Beatles tres años antes, pero eso no quita que Londres, Liverpool y Hamburgo mantengan aún hoy una pequeña disputa sobre su importancia en el surgimiento del grupo. Los fans de entonces ya están entrados en años, algunos incluso jubilados. La juventud de hoy accede a esa época en los museos y conoce la beatlemanía a través de relatos. John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr hicieron historia musical como los "Fab Four" cuando el hip-hop que hoy encabeza las listas de venta ni siquiera existía. Los Beatles vendieron más de 1.400 millones de discos, un récord absoluto. Fueron revolucionarios sociales, rompieron con las convenciones musicales, se rebelaron contra la autoridad del Estado y fueron los amos de su propio imperio. El ascenso comenzó en la céntrica calle de Reeperbahn, en el distrito rojo de Hamburgo. En esto los historiadores están de acuerdo: fue en este barrio mugriento y desangelado donde los Beatles terminaron de redondear su contorno. La noche del 17 de agosto de 1960, el cuarteto tocó en el club musical Indra. Pero dos meses antes habían cambiado su nombre para un concierto en Neston, al sur de Liverpool: The Silver Beatles se convirtieron en The Beatles. Stuart Sutcliffe y Pete Best se fueron, y llegó Ringo, junto con el éxito. Las imágenes en blanco y negro de adolescentes gritando delante de la banda dieron la vuelta al mundo. Ahora, la discográfica EMI se prepara para una nueva beatlemanía con la digitalización y remasterización -sobre todo para eliminar ruidos molestos- de antiguas grabaciones. Cuando festejó el 800º aniversario de su fundación hace tres años, la ciudad de Liverpool celebró también el 50 aniversario de la creación de los Beatles, conmemorando la entrada de McCartney en el grupo de Lennon, The Quarrymen. Liverpool planea otro aniversario: el de los 70 años que su "hijo" John Lennon cumpliría en octubre si no hubiera sido asesinado por un psicópata hace 30 años. Es probable que en las fiestas de las tres ciudades protagonistas en la vida de los Beatles, a las que asistirán miles de personas, resucite también algo del espíritu hippie. En Hamburgo, el grupo Bambi Kino repetirá el recital de los Beatles en su escenario original. En Inglaterra, las celebraciones se concentran en el paso de cebra inmortalizado en la portada del disco "Abbey Road" y la casa donde Lennon y Yoko Ono pasaron días en la cama. En Liverpool, el 25 de agosto comienza un festival de una semana con compañeros de viaje de la banda. El punto álgido será el concierto en la catedral que rechazó a McCartney como niño de coro. Además de la disputa entre ciudades, hay varios personajes que se autodjudican influencias en el legado de los Beatles. Como el fotógrafo alemán Jürger Vollmer, que con sus propias fotos quiere probar que él mismo inventó y lució el corte de pelo de "cabeza de hongo" antes que nadie. Pero Astrid Kirchherr asegura que ella le enseño el corte a Sutcliffe, el "quinto" beatle. Las peleas giran en torno a todos los asuntos posibles, desde la que protagoniza Yoko Ono sobre el legado de Lennon hasta el sitio que debe albergar el mayor museo de los Beatles. Parece difícil creer que el lema de los seguidores del cuarteto fue una vez "amor y paz". Fuente: diariolanación.com

Domingo, 15 de agosto de 2010

Volver